Close

f

junio 14, 2019

“Lo vamos a quemar vivo”: hermanos integraban tenebrosa red de extorsionistas en Boyacá

01
https://boyaca.extra.com.co/noticias/judicial/lo-vamos-quemar-vivo-hermanos-integraban-tenebrosa-red-de-534493junio 14, 2019

Con la judicialización de sus tres presuntos integrantes, la Fiscalía logró impactar la organización criminal Los Azulejos, dando continuidad a la lucha contra la extorsión carcelaria.

Se trata de los hermanos Francisco y Humberto Jaramillo Acosta, así como Luz Delly Ospina Bastidas, quienes habrían participado en la extorsión de la que fue víctima un transportador a quien contrataron vía telefónica para trasladar material de construcción desde Aquitania hasta Sogamoso, ambos municipios de Boyacá.

Tras su captura realizada en la ciudad de Florencia (Caquetá) por servidores del CTI Gaula Boyacá, con apoyo de Componente Militar, los procesados fueron presentados por la Fiscalía especializada de Sogamoso ante un juez con control de garantías quien legalizó el procedimiento.

En la audiencia, el ente acusador les imputó los delitos de extorsión agravada en coparticipación criminal en grado de complicidad, cargos que aceptaron los tres capturados. Al término de las diligencias el juzgado los cobijó con medida de aseguramiento consistente en detención domiciliaria.

Los hechos

El 18 de junio de 2018, la víctima recibió la llamada telefónica de un hombre que se identificó como Ingeniero, preguntando si podía hacerle unos viajes de material para recogerlo en la vereda Sisvaca de Aquitania y llevarlo hasta Sogamoso. La víctima, propietario de una volqueta, aceptó el negocio ante la promesa de más viajes que sumarían cerca de cinco millones de pesos.

Dos días después se dispuso a cumplir con su contrato, pero a pocos kilómetros de llegar a su destino a recoger la carga encomendada recibió una llamada del supuesto ingeniero diciéndole que era del Eln, que lo había llevado engañado hasta allá, que tenía que colaborarle con 20 millones de pesos so pena de quemarle la volqueta con su esposa y con él adentro.

La víctima le dijo que no tenía el dinero y ante la intimidación logró negociar su libertad por 10 millones de pesos que fueron consignados mediante una empresa de giros desde Sogamoso por la cuñada del trasportador a nombre de los procesados Humberto Jaramillo, Francisco Jaramillo y Luz Delly Ospina.

Un mes después de los hechos, y a pesar de los temores, la víctima presentó su denuncia permitiendo iniciar la investigación para dar con el paradero de los hoy procesados.

En desarrollo del proceso se estudió la llamada de origen y se determinó que se efectuó desde la cárcel de alta seguridad de Cómbita (Boyacá). Asimismo se evidenció que los judicializados fueron los encargados de recibir y retirar el dinero producto de la extorsión.

Adicionalmente se estableció que Francisco Jaramillo está vinculado a otras investigaciones por el delito de extorsión agravada en los departamentos de Putumayo, Cesar y Casanare.