Close

f

septiembre 10, 2018

A la cárcel presunto responsable del homicidio de tres agentes del CTI en Nariño

bb6f9f7fd22f68b2a6df4e93b78f0c42
https://www.elespectador.com/noticias/judicial/la-carcel-presunto-responsable-del-homicidio-de-tres-agentes-del-cti-en-narino-articulo-810403septiembre 10, 2018

Alex Fernando Guanga Esterilla, alias “La Tola”, es señalado por la Fiscalía de incinerar los cuerpos de los funcionarios tras el asesinato ocurrido el pasado 11 de julio.

Los investigadores del CTI Douglas Dimitry Guerrero, Willington Montenegro y Jair Alfonso Montenegro, fueron asesinados el pasado 11 de julio, sobre las 2:30 de la tarde, en el corregimiento de La Guayacana, en el kilómetro 74, entre la Llorente y Tumaco (Nariño). Las tres víctimas se movilizaban en una camioneta cuando fueron atacados por supuestos disidentes del frente Óliver Sinisterra, al mando de Walter Patricio Artízala Vernaza, alias Guacho. Este miércoles la Fiscalía reportó la captura de uno de los presuntos implicados en el crimen.

Se trata de Alex Fernando Guanga Esterilla, alias La Tola, detenido en el corregimiento Llorente. De acuerdo con el ente investigador, este hombre habría participado en el crimen incinerando los cuerpos de los investigadores, así como el vehículo oficial, y hurtado las armas de los funcionarios. Esto lo habría hecho en compañía alias Niño Richi, capturado el pasado 5 de agosto.

Guanga Esterilla, de 20 años, haría parte del grupo armado alias Guacho, en donde al parecer se dedica al cobro de extorsiones y a perpetrar homicidios selectivos. Se le atribuye por las autoridades participar en quemas de buses de transporte y en la voladura de oleoductos. La Fiscalía le imputó el delito de fabricación, tráfico, porte o tenencia de armas de fuego, accesorios, partes o municiones, homicidio agravado, hurto calificado y agravado, concierto para delinquir agravado y daño en bien ajeno agravado.

Alias La Tola no aceptó los cargos y fue enviado por un juez a la cárcel del municipio de Túquerres (Nariño), mientras sigue el proceso en su contra. El director del Instituto Nacional de Medicina Legal, Carlos Valdés, confirmó en su momento que la muerte de los agentes fue producida por arma de fuego, y no por incineración, como se pensó en un principio.

“La muerte obedeció a lesiones producidas por el paso de proyectil de arma de fuego. Los cuerpos estaban incinerados, dos de ellos, la incineración fue posterior a la muerte”, afirmó Valdés. El director del Instituto añadió que se recolectaron varias pruebas de los cuerpos, como por ejemplo proyectiles que servirán de prueba en la investigación de sus muertes.