Close

f

mayo 30, 2018

Extorsión y secuestro azotan el municipio de Ituango, Antioquia

01
http://caracol.com.co/emisora/2018/05/29/medellin/1527605726_927324.htmlmayo 30, 2018

Las condiciones de inseguridad, delincuencia y criminalidad en el municipio de Ituango son difíciles y preocupantes, reconocen y denuncian algunos comerciantes y habitantes de esta localidad en el norte de Antioquia, que ha estado en el centro de la información mediática debido a la emergencia de Hidroituango.

La propia comunidad denuncia a través de Caracol Radio que en la zona urbana los miembros de los desaparecidos frentes 18 y 34 de las Farc y el Clan del Golfo manejan las extorsiones, mientras que el microtráfico es controlado en su totalidad por la banda Pachelly, que llegó desde el valle de Aburrá a esa zona para cometer diversos delitos.

Pero una de las situaciones que más preocupa a la población de Ituango es que nuevamente se han conocido denuncias por la reaparición del secuestro. En los últimos días un comerciante duró unos 20 días secuestrado y fue liberado pero tuvo que pagar el monto exigido por los ilegales, que, según versiones oficiales, que prefirió mantener su identidad oculta, la víctima debió entregar 450 millones de pesos.

Según los reportes conocidos por Caracol Radio, otro problema está relacionado con la extorsión, un delito que sigue en aumento en toda la comunidad, a pesar de la amplia presencia del Gaula de la Policía; además, varios comerciantes que han denunciado estos hechos han tenido que abandonar el pueblo y desplazarse debido a las amenazas de las bandas ilegales.

“Lamentablemente, en nuestro municipio de Ituango, en los últimos seis meses. Venimos presentando demasiada inseguridad. Se presenta extorsión, secuestro, entonces esto ha llevado a que la economía de nuestro municipio se vea muy afectada”, explicó a Caracol Radio, uno de los comerciantes de la zona.

Efectos económicos

El comerciante que habló al Servicio Informativo de Caracol Radio, a condición del anonimato, aseguró que estas condiciones de inseguridad se reflejan en una sensible disminución en las actividades del comercio, calculado entre un 30 y 40 %.

Añadió indica que muchas personas ya no quieren llegar a Ituango a vender o a distribuir sus productos porque son extorsionados.

También tiene impacto sobre la generación de empleo, porque varios comerciantes están cerrando sus establecimientos y la inversión privada tampoco está llegando por esa misma inseguridad. Insistió en que eso se puede traducir en más violencia, debido a que si no hay empleo, los jóvenes optan por ingresar en la ilegalidad y el crimen.

“Sostener una empresa en estos momentos es prácticamente imposible, debido a lo que hemos mencionado anteriormente. Nosotros realmente en estos momentos lo que estamos es trabajando a pérdida prácticamente, no es sostenible los negocios, las empresas”, admitió otro víctima de las extorsiones.

A través de Caracol Radio, añadieron que se atreven a hablar para elevar su protesta y exigir del Estado mayores garantías para ejercer su derecho a trabajar. Exigen mayor seguridad, porque en cualquier momento son llamados a que se presenten ante los llamados disidentes o el Clan del Golfo para entregarles cuotas extorsivas de hasta 30 millones de pesos, o les llega una nota con el monto a pagar.

Según las experiencias confirmadas por los comerciantes, muchas denuncias que han instaurado antes las autoridades o a los investigadores se han convertido en un problema más grave, y varios han tenido que abandonar el municipio pues recibieron amenazas de muerte luego de haber denunciado las extorsiones.

Responde la Personería

En criterio del personero de Ituango, Juan Carlos Cárcamo, la situación delincuencial en ese municipio se muestra como una forma de mutación del conflicto.

“Antes era un solo actor armado y hoy hay varios… Y claro, nos preocupa todo lo que está pasando en el municipio, con todo esto que tiene que ver con el orden público que atañe tantas cosas. Aquí no es solo los desplazamientos; aquí también nos preocupan todas las situaciones que se han presentado, como un secuestro… el enfrentamiento entre los mismos actores armados, no se puede negar lo que está pasando aquí en el municipio”, recalcó el delegado del ministerio público.

En la zona hay varios grupos de la fuerza pública, Gaula Policía, sumado a los uniformados que patrullan el casco urbano, también hay Gaula del ejército. La policía tiene varias estrategias para logar la denuncia y que los habitantes venzan el miedo, pero ha sido una tarea difícil aseguran las autoridades.

El coronel Mauricio Sierra niño, comandante de la policía Antioquia, aseguró que en cuanto a los homicidios ha tenido una reducción importante, solo 3 muertes violentas en lo corrido del año, las demás se han reportado en el sector rural, donde hace presencia el ejército.