Close

f

noviembre 1, 2018

“En este proceso las Farc fueron las premiadas, no las victimas”: Exsecuestrados

ColombiaJuan-Santos-FARC-Timoleon-Jimenez_LNCIMA20150923_0152_5
http://www.wradio.com.co/noticias/actualidad/en-este-proceso-las-farc-fueron-las-premiadas-no-las-victimas-exsecuestrados/20181030/nota/3818420.aspxnoviembre 1, 2018

El general Luis Mendieta, Consuelo González de Perdomo y Óscar Tulio Lizcano, ex secuestrados de las Farc, visitaron la cabina de La W para diálogar con Vicky Dávila sobre su visión tras los acuerdos de paz con las Farc, guerrilla responsable de su retención sobre prolongados años, sobre la implementación de dichos acuerdos, y la Justicia Especial para la Paz.

“Hechos tan dificiles como los que tuvimos que enfrentar, dificilmente se olvidan”, aseguró en los micrófonos de La W la ex representante a la Cámara, quien a comienzos de la década del 2000, fue secuestrada por las Farc en el departamento de Huila , en un cautiverio que se prolongó por cerca de 7 años. Recientemente se presentó ante la JEP para presentar su testimonio, y afirma que el tiempo ante los magistrados se quedó corto para narrar todo lo vívido. Reitera que es un capítulo dificil de olvidar y que marcará su vida para siempre.

Consuelo González, dice que apostó por perdonar, y que apoyó el proceso que se adelantó por parte del gobierno con ese grupo. Sin embargo aclara que su perdón fue “racional” y no emotivo, explícando que entendió que “todo esfuerzo que se hiciera para desarmar un grupo que tanto daño ha hecho, valía la pena”. Dice hablar sin odio, en procura de su paz interior, entendiendo que éste, de permanecer, se puede convertir en veneno

Lo anterior, lo reafirma a su turno el general Luis Mendieta, que explíca que precisamente debido a la huella que deja sobre las víctimas, el secuestro y la toma de rehenes es son calificados como delítos de lesa humanidad. “Las secuelas psiquicas y fisicas quedan permanentes… yo me sigo soñando secuestrado”, confiesa el militar en uso de buen retiro. Su secuestro se extendió por cerca de 11 años, luego de ser víctima de la llamada toma de Mitú en 1998.

Afirma que para él ha sido dificil perdonar, y que tras el proceso se ha ejercido una presión sobre las víctimas para hacer efectivo el perdón. Sin embargo, dice que para hacer efectivo el perdón, “Es necesario que las Farc cumplan con ir ante la JEP, y respondan por la verdad, la justicia, la reparación y la garantía de no repetición”.

Para el político Oscar Tulio Lizcano, en su caso, ha intentado olvidar para dejar atrás el tiempo que tuvo que pasar retenido y encadenado en la selva. “Yo perdoné a los cárceleros de mi hijo menor cuando estaba en la selva”, no obstante aclara que “el perdón no implíca justicia, ni impunidad”. Su cautiverio a manos de las Farc comenzó en el departamento de Caldas en el año 2000, y se extendió por cerca de 8 años, cuandio con ayuda de uno de sus cárceleros, se escapó.

Sobre el perdón, dice ser “Un convencido en la realidad y no solo en la práctica”, incluyendo también la académia. “El perdón es un don gratuito que otorga la víctima al victimario, es individual, no es normativo ni religioso”, y aclara que una cosa es el perdó y otra la justicia.

Sobre la participación política de las Farc, Consuelo González dice que para ella, que ha estado “tan de lleno en la política”, no es fácil verlos allí, pero lo entiende como algo que “debia aceptar”, en el marco del proceso de paz, “así no sean de nuestro agrado”.

Dice entender el proceso de paz como un momento en que la guerrilla entendió que su objetivo de hacerse con el poder por la vía armada estaba errado y decidieron sentarse a “diálogoar”, como medio para lograr cambiar su lucha a la esfera política.

Por su parte, Medieta abogó por la creación de una sla especial de la JEP encargada de analizar los casos de los que se señala, en el marco del conflicto, a los militares, y trae a colación los casos de los tribunarles de Nuremberg y Tokio en la segunda guerra mundial. Dice que si le causa dolor ver a los miembros de las Farc en el Senado, pero más sabiendo que “no le han cumplido al páis, a las víctimas”.

Medieta trae a colación el caso del perdón del papa Juan Pablo II, quien acudió a la cárcel para un acto de perdón a quien había atentado contra él, pero hizo enfasis en el hecho de que dicho hecho de perdón se dio en el marco del cumplimento de una pena carcelaria por el intento de homicidio.

“No queremos olvidar”, afirma Lizcano quien menciona la importancia de que las nuevas generaciones conozcan lo suscedido con el objeto de evitar que se repita.

“El hecho de que las víctimas hubiesemos sido facilitadores del proceso, no quiere decir que nos tengamos que callar las verdades”, afirma Consuelo González, quien pide respeto a las posiciones de las víctimasfrente al proceso, a favor o en contra.

Durante la conversación hubo espacio para rememorar algunos de los episodios que durante años de secuestro más les impactó, como las burlas de alias “Sombra”, narrado por Mendieta, o el episodio en que casi se ahoga encadenada Consuelo González, en una episiodio en que se hizo evidente la indolencia de los subersivos.

Para Lizcano, lo más duro de su secuestro fue la soledad, pue él, a difgerencia de sus dos compañeros de entrevista, permenceció en un lugar diferente al norte del país. Comenta que le dió clases a los árboles con el objetivo de no olvidar el uso de la palabra.

“Uno olvida el odio, pero el desprecio no”, narra Lizcano, quien dice que salió del cautiverio hecho una piltrafa humana, y confiesa como degradante el trato que tuvo en su secuestro “me tocaba pedir permiso para ir guardiado al baño, cuando el comandante daba el permiso, yo ya me había hecho en la sudadera”.

Precisamente, el tema del pudor y el uso del “baño”, es un tema que dice González también la marcó, y narra la primera vez que se enfrentó a las condiciones que su condición de secuestrada le imponía pra hacer sus necesidades fisiológicas rodeada de guerrilleros.

Bañarse en conjunto, o el deseo de orinar a la madrugada, son otros de los episodios narrados por la ex representante al a Cámara.